Ambientalistas expresan preocupación al Senado por modificación límites de Los Haitises

Santo Domingo, R.D., 15 de junio 2015

Lic. Cristina Lizardo

Presidenta Senado  de la República Dominicana

Vía Comisión Ambiental del Senado

Centro de los Héroes

Ciudad.

Distinguida Presidenta del Senado:

Aprovechamos para saludarle, al tiempo de externarle nuestra preocupación por lo que está sucediendo con nuestro Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP). En la actualidad el reconocimiento de la importancia nacional de las Áreas Naturales Protegidas es tal, que la existencia y extensión de las mismas, tanto en lo relativo a los ecosistemas terrestres y de aguas interiores, como de ecosistemas costeros y marinos, han sido considerados como indicadores para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio 7 (ODM 7).  El SINAP comprende las cabeceras de los ríos más importantes, las principales reservas forestales, así como más del 90%  de todas las especies animales y vegetales reportadas en el país.

Es bien conocido que el SINAP enfrenta una serie de amenazas, tales como la expansión ilegal de la producción agrícola a gran escala la producción de carbón vegetal, los incendios forestales descontrolados y la comercialización ilegal de especies de flora y fauna.  Un nuevo elemento de preocupación son las recientes modificaciones de los límites de nuestras áreas protegidas, tanto efectuadas como propuestas para ciertas unidades del  SINAP de la República Dominicana.

Como organizaciones con una larga trayectoria en la defensa, conservación y manejo de los recursos naturales, nos sentimos preocupados y excluidos de recientes procesos de modificación de límites sin la socialización que procesos como éstos ameritan. En particular, nos preocupa la forma en que fue modificado el Santuario de Mamíferos Marinos de Estero Hondo en agosto de 2014, excluyendo áreas terrestres de importancia biológica sin la debida justificación técnica.  A esto se suma una propuesta de ley depositada en el Senado el pasado 2 de junio de 2015 que contempla la modificación de los límites del emblemático Parque Nacional Los Haitises. Mediante el análisis cartográfico de las coordenadas contenidas en la propuesta, concluimos que aunque en términos netos la superficie se amplía, no es menos cierto que la mayor parte de esta ganancia se basa en la anexión de áreas marinas  así como  terrestres muy próximas a comunidades, lo cual aumentaría conflictos futuros.  Al mismo tiempo,  se nota que se eliminan zonas del este y sur del Parque sin una razón conocida.

Dada la importancia de los servicios ambientales que aporta este parque, especialmente el agua que se sirve a la región este, entendemos que este proceso de modificación de Los Haitises  debe socializarse y discutirse más ampliamente, especialmente por las comunidades ambiental y científica del país.

En consideración a todo lo anteriormente expresado, hacemos un llamado a no aprobar ninguna modificación de los límites del Parque Nacional Los Haitises sin una previa socialización y discusión pública de la misma.

Academia de Ciencias de la República Dominicana Consorcio Ambiental Dominicano
Fundación Moscoso Puello Grupo Jaragua
Eco y 1/2 Ambiente SOS Ambiente RD
Anuncios

COMUNICADO DEL CONSEJO DE CO-GESTION DEL PARQUE NACIONAL VALLE NUEVO

En nuestra condición de Miembros del Consejo de Co-gestión del Parque Nacional Valle Nuevo deseamos expresar nuestra preocupación por la ocurrencia reiterada de incendios forestales tanto en este parque nacional como en otros espacios naturales protegidos del Sistema Nacional de Areas Protegidas. Solo en el entorno de Valle Nuevo en los últimos doce meses los fuegos han consumido más de 120,000 tareas de bosques de pinos.

Aunque las condiciones de sequía que ocasionalmente afectan esta región del planeta favorecen la ignición y la extensión de los incendios forestales, el mayor causante de estos eventos en el Sistema Nacional de Areas Protegidas son las ocupaciones ilegales de estos espacios protegidos por personas que talan sus bosques para la extracción de sus maderas y para dedicarlos posteriormente a la agricultura, violando las normativas ambientales y legales consagradas en la Constitución de la República y las leyes nacionales vigentes.

El país cuenta con sobradas capacidades técnicas para enfrentar exitosamente los incendios naturales que no representarían una amenaza para las áreas protegidas y los servicios ambientales que ellas proveen. Sin embargo, en la actualidad debido a la agricultura extensiva e ilegal se ha producido una notable alteración en el régimen natural de fuego en nuestros bosques.

Estas prácticas dañinas resultan en la disminución de los caudales de los Sistemas Acuáticos, la destrucción de la cobertura boscosa, la pérdida de biodiversidad y la contaminación por petroquímicos en un proceso que se repite como un circulo vicioso pernicioso, generando pobreza y destruyendo un patrimonio natural de todos para el exclusivo beneficio de un reducido grupo de violadores de la ley.

Para muestra basta indicar que en el Parque Nacional Valle Nuevo la destrucción de sus bosques se incrementó de unas 30,000 tareas en 1994 hasta cerca de 140,000 tareas en el presente.

El Consejo de Co-gestión del Parque Nacional Valle Nuevo lo integran organizaciones con un comprobado compromiso de largo plazo con esta área protegida, responsable de proveer agua para cerca del 70% de la población nacional, contribuyendo así a la seguridad alimentaria del país y produciendo ademas una proporción razonable de la energía hidroeléctrica de la República.

El Estado, en la persona de sus más altas autoridades debe tomar medidas urgentes para poner orden en el Sistema Nacional de Areas Protegidas, un activo ambiental que debemos preservar a toda costa pues en algún momento tendremos necesidad de utilizarlo de manera sostenible para asegurar la continuidad de nuestro modelo de desarrollo y garantizar así el futuro de las nuevas generaciones.

Es imperativo que el Estado inicie un proceso para desalojar y reubicar fuera de las áreas protegidas a todos aquellos infractores que las ocupan sin ostentar derechos de propiedad titulados y que además se asignen mayores recursos económicos y de personal para la vigilancia, prevención y protección del SINAP.

De no hacerlo estaremos condenando el Sistema Nacional de Areas Protegidas a un deterioro de incalculables consecuencias para el futuro de la República Dominicana.

Consejo de Co-gestión del Parque Nacional Valle Nuevo

Fundación Moscoso Puello y Grupo SOS hacen visita de reconocimiento a Valle Nuevo

El Grupo SOS realizó una visita de reconocimiento junto a personal de la Fundación Moscoso Puello y del Grupo Jaragua, al Parque Nacional Valle Nuevo, luego de recibir información de que se estarían juntando troncos de Pino occidental cortados en las labores de extinción del incendio forestal que arrasó más de 95 mil tareas el año pasado.

Preocupados por la intención aparente de extraer los troncos del Parque Nacional, el grupo se trasladó a los puntos donde la Fundación Moscoso Puello había ubicado las pilas. Se procedió a realizar un levantamiento tanto de la ubicación exacta como la cantidad de troncos.

El primer punto de acopio se encuentra en las coordenadas: Latitud 18 grados 45.5137 Norte – Longitud 70 grados 38.1292′ Oeste. En esta ubicación pudimos realizar un conteo aproximado de 160 troncos, cifra conservadora, debido a que al carecer de equipos pesados el grupo no pudo determinar la cantidad exacta de troncos ocultos en la base de las pilas.

Latitud 18 grados 45.5137′ Norte – Longitud 70 grados 38.1292′ Oeste

Latitud 18 grados 45.5137′ Norte – Longitud 70 grados 38.1292′ Oeste

El segundo punto está en: Latitud 18 grados 45.5002 Norte – Longitud 70 grados 38.1325′ Oeste. Aquí la cantidad aproximada es de 50 troncos.

Latitud 18 grados 45.5002′ Norte – Longitud 70 grados 38.1325′ Oeste

Latitud 18 grados 45.5002′ Norte – Longitud 70 grados 38.1325′ Oeste

Según nuestro levantamiento se ha acopiado una cantidad aproximada de 210 troncos. Se trata de pinos que fueron cortados para crear trochas contra-fuego, y que fueron en su momento debidamente marcados por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Dichas marcas nos permitieron identificarlos, por lo que informamos a la población que no se trata de tala de pinos posterior o ilegítima.

Nos causa preocupación que estos pinos hayan sido trasladados del lugar donde fueron cortados hacia los mencionados puntos de acopio. Ambas localidades se encuentran escondidas en caminos viejos dentro del parque, lo que impide que puedan ser encontradas en el tránsito regular por el camino principal. De hecho, las mismas fueron ubicadas por personal de la Fundación Moscoso Puello durante uno de los habituales recorridos de vigilancia que realiza, al percatarse de huellas recientes de un vehículo pesado a la entrada de ambos caminos.

Huellas de vehículo pesado que nos alertaron sobre acciones de acopio

Huellas de vehículo pesado que nos alertaron sobre acciones de acopio

Suministramos imágenes en las que se puede observar la entrada a los dos puntos de acopio a partir de las huellas dejadas por el camión, así como la vista desde la vía principal del parque hacia las dos ubicaciones de los troncos. Como puede apreciarse, un visitante común del parque no se percataría de estas acciones a simple vista.

Entrada a la primera ubicación. No se ven los troncos desde vía principal.

Entrada a la primera ubicación. No se ven los troncos desde vía principal.

Entrada a la segunda ubicación. Tampoco se ven los troncos desde la vía principal

Entrada a la segunda ubicación. Tampoco se ven los troncos desde la vía principal

Llama la atención que la segunda ubicación se encuentra en un paraje donde reina el Eucalipto. Tanto la Fundación Moscoso Puello como el Grupo SOS han recomendado al Ministerio de Medio Ambiente utilizar esta especie introducida, cuya erradicación es recomendable, en lugar del Pino occidental, para la mejora de infraestructuras dentro del Parque Nacional. Extraer Pino occidental, especie endémica y de vital importancia para la protección de las microcuencas hídricas que nacen en Valle Nuevo, sentaría un precedente nefasto en un Parque Nacional donde la explotación ilegal de madera ha afectado al día de hoy 139,000 tareas de bosque. Pero además, la extracción de pino del Parque Nacional por parte del Ministerio violaría la normativa vigente que clasifica a Valle Nuevo como un Parque Nacional Categoría II.

Eucalipto introducido, una especie que es recomendable eliminar y que suministraría buena madera a necesidades del parque. Notar el tamaño

Eucalipto introducido, una especie que es recomendable eliminar y que suministraría buena madera a necesidades del parque. Notar el tamaño

Parte de los troncos de Pino occidental acopiados

Parte de los troncos de Pino occidental acopiados

Exhortamos nuevamente al Ministerio de Medio Ambiente a desistir de sus pretensiones de utilizar la madera de estos troncos para la mejora de infraestructuras dentro del parque, utilizando en su lugar madera de Eucalipto. Del mismo modo, como grupo comprometido con Valle Nuevo, pedimos cortésmente a ese Ministerio la remisión del informe final del incendio de julio de 2014, así como el plan detallado de las infraestructuras de vigilancia que se pretende mejorar o construir. Entendemos que es necesaria una mayor transparencia, así como un diálogo más fluido con la sociedad civil.

Nos ponemos a las órdenes del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales para hacer un acompañamiento en las acciones tendientes a mejorar la protección y el manejo de Valle Nuevo.

Grupo SOS y Fundación Moscoso Puello

Frarman García (Grupo SOS), Andrés Ferrer (Fundación Moscoso Puello), Yolanda León (Grupo Jaragua), Moreno (Fundación Moscoso Puello), Heliana Medina (Grupo SOS) y María Isabel Serrano (Grupo SOS)

Frarman García (Grupo SOS), Andrés Ferrer (Fundación Moscoso Puello), Yolanda León (Grupo Jaragua), Moreno (Fundación Moscoso Puello), Heliana Medina (Grupo SOS) y María Isabel Serrano (Grupo SOS)

Comunicación remitida por FMP a Ministerio de Medio Ambiente

Estimados amigos: Como parte de las labores de vigilancia que realizamos regularmente, en días pasados el personal de nuestra institución pudo comprobar en Valle Nuevo que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales ha estado juntando los troncos que se cortaron durante las labores de extinción del incendio que devastó aproximadamente 95 mil tareas en Julio del año pasado. Hemos documentado mediante fotografías y coordenadas los lugares donde han sido colocados los troncos. En el día de hoy hemos remitido la siguiente comunicación al Ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, puesto que a pesar de nuestras solicitudes en el seno del Consejo de Cogestión del Parque Nacional Valle Nuevo, el Ministerio no nos ha remitido, ni ha hecho público, un plan detallado sobre el destino de dichos troncos, que pertenecen a la especie endémica Pino occidental, exclusiva de nuestras tierras altas y de vital importancia para la producción del agua que recibe la mayoría de la población dominicana. Adjuntamos del mismo modo las fotografías que hemos capturado:

Agosto 29, 2014

Señor

Ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Santo Domingo.

Vía: Viceministro de Áreas Protegidas y Biodiversidad

Estimado señor Ministro:

Luego de saludarle, nos referimos con preocupación a las acciones de recogida y acopio de troncos de Pinus occidentalis, var Schwarzt que vienen realizando brigadas de personal de ese Ministerio en las cercanías del paraje Sabana Quéliz, dentro del Parque Nacional Valle Nuevo.

Los lotes de troncos se encuentran apilados en dos  localidades ubicadas dentro del polígono definido en el Acuerdo de Cogestión suscrito entre ese Ministerio y la Fundación Propagas, cuyas coordenadas detallamos a continuación:

  • Latitud 18 grados 45.5002′ Norte – Longitud 70 grados 38.1325′ Oeste
  • Latitud 18 grados 45.5137′ Norte – Longitud 70 grados 38.1292′ Oeste

En la última sesión del Consejo de Cogestión celebrada en la sede de ese Ministerio en Septiembre 4 de 2014, los señores Viceministros de Áreas Protegidas y Biodiversidad y de Recursos Forestales, estuvieron de acuerdo con que no se debería manejar, movilizar ni extraer madera del Parque Nacional, luego de escuchar los alegatos de los demás Miembros del Consejo de Cogestión que se opusieron a unanimidad a esta práctica.

En dicha Sesión del Consejo se acordó evaluar el eventual uso de madera de especies introducidas e indeseables que existen en el parque nacional para su utilización en la construcción o mejora de la infraestructura de uso público del parque, siempre que fuese elaborado y consensuado un plan indicando el uso específico que se daría a la madera, la ubicación de la infraestructura, la cantidad de troncos a usar y sus dimensiones con la debida transparencia, el imprescindible asidero legal y el insoslayable soporte científico.

No nos oponemos a la mejoría de las infraestructuras de uso público y/o de vigilancia del Parque Nacional Valle Nuevo.  Pero es importante recordarle que  en repetidas sesiones del Consejo de Cogestión se sugirió el uso de los ejemplares de Eucaliptus sp. que abundan en el parque luego de su introducción por la entonces Dirección General Forestal, y que constituyen especies introducidas, indeseables en un parque nacional.  Existiendo este recurso, cuya erradicación es por demás recomendable, sugerimos que se utilice la madera de esta especie nociva al ambiente natural del parque para la mejoría de sus infraestructuras y de su ecología.

Y es que como Parque Nacional, Valle Nuevo es un área Categoría II, en la cual las acciones de transporte y acopio de madera  que ejecuta el Ministerio no deben ser realizadas en virtud de las normativas que rigen la conservación de estos espacios protegidos, consagradas en las leyes aplicables que a la vez ordenan a ese Ministerio velar por su cumplimiento y observación.

La eventual extracción de madera de este parque nacional, si fuesen estas las intenciones del Ministerio, sin la elaboración de un plan que fuese discutido con todos los actores que inciden en la conservación del mismo crearía un precedente nefasto que podría desencadenar una ola de depredación de sus recursos maderables.  No es ocioso señalar que en esta área protegida la destrucción del bosque, que en 1994 se contabilizaba en aproximadamente 33,000 tareas, alcanza hoy la friolera de unas 139,000 tareas de cuya expoliación, realizada a la vista de todos, obtienen pingües beneficios sus explotadores, que en ese proceso ilegal de degradación ambiental contaminan además suelos y aguas, y destruyen una biodiversidad sobresaliente con elevados niveles de endemismo, para cuya ominosa tarea se valen de la contratación y asentamiento dentro del parque de inmigrantes ilegales que realizan sus faenas en una condición que algunos estudiosos consideran como una forma de esclavitud contemporánea.

La Fundación Moscoso Puello, celosa vigilante de esta área protegida, en cuya creación jugo un rol determinante, se siente preocupada por la falta de información y de transparencia con que ese Ministerio realiza estas acciones.  Y creemos compartir nuestra preocupación con los demás Miembros del Consejo de Cogestión, con la comunidad de Constanza, y con toda la ciudadanía sensata.

Como estas acciones no han sido comunicadas a los Miembros del Consejo de Cogestión del Parque Nacional Valle Nuevo, no podemos entender las motivaciones del Ministerio para realizarlas.  Pero como ya antes ese Ministerio anunció planes para extraer madera del territorio del parque, les reiteramos los términos de nuestra carta de fecha 29 de Agosto de 2014, en la que instamos al Ministerio a desistir de los planes expuestos a viva voz en un video colgado en su página web luego del reciente incendio forestal.

La citada misiva  demuestra con la solidez irrefutable de la investigación científica realizada en los últimos 30 años de manera sistemática en el propio Parque Nacional Valle Nuevo por algunos de los más connotados expertos nacionales e internacionales en manejo y conservación de áreas protegidas, que sería funesto para un Parque Nacional que integra cinco micro cuencas hídricas, y para la provisión de los servicios ambientales que sirve a la Nación, primordialmente el recurso Agua, la extracción de madera del mismo.

Es oportuna la ocasión para solicitar nueva vez el informe sobre el impacto del reciente incendio forestal elaborado por los técnicos del Departamento de Control de incendios de ese Ministerio, mismo cuya entrega fue prometida por los señores Viceministros antes aludidos a los señores Miembros del Consejo de Cogestión en la ultima Sesión celebrada hace ya más de seis meses.

Le reiteramos que la entrega sin más demoras de este informe es de suma importancia para dicho Consejo ya que las instituciones que lo integran vienen trabajando en la conservación de este parque nacional por más de tres décadas.

Atentamente,

Andrés Ferrer

Secretario

Fundación Moscoso Puello, Inc.

Troncos VN, 18º 45.4101’ N y 70º 37.5393’ W_RBFP1070840 Troncos VN, 18º 45.4101’ N y 70º 37.5393’ W_RBFP1070843 Troncos VN, 18º 45.5142’ N y 70º 38.1275’ W_RBFP1070851 Troncos VN, 18º 45.5142’ N y 70º 38.1275’ W_RBFP1070852 Troncos VN, 18º 45.5142’ N y 70º 38.1275’ W_RBFP1070854

Quién fue Erik Leonard Ekman?

ekman2s

Erik Leonard Ekman nació el 14 de octubre de 1883 en Estocolmo. Era el hijo mayor de una familia numerosa. Era especialmente con su hermana Lisa con quien Erik Leonard mantuvo un cierto contacto a través de cartas durante muchos años. Aquellas cartas, las cartas a Lisa, que se conservan en los archivos de la Fundación Ekman, proveen de un retrato de la vida de su hermano.

Erik Ekman aprendió muy temprano a vivir en condiciones precarias. Aunque no obtuvo ayuda económica de su hogar, luego de obtener su bachillerato en 1903, decidió continuar sus estudios universitarios en Lund, una prestigiosa universidad en el sur de Suecia. Durante sus años universitarios realizó expediciones científicas dentro y fuera de Suecia y trabajó en el Museo de Historia Natural de Estocolmo.

Su primera larga expedición al extranjero fue a Misiones, al norte de Argentina, en el año 1907. Durante tres meses en Misiones, Ekman concluyó una colección representativa de hierbas argentinas. Este trabajo llamó la atención del Museo en Estocolmo y se le ofreció una posición en el Museo.

En marzo de 1910, Ekman viajó a Berlín para estudiar las plantas que formarían parte de su disertación doctoral. Ahí conoció al profesor alemán Ignatz Urban quien se convirtió en alguien muy importante para el futuro de Ekman. El profesor Urban estudió los descubrimientos de Ekman y publicó las principales plantas descubiertas por él.

En febrero de 1914 recibió su doctorado y poco tiempo después, en marzo del mismo año, dejó Suecia, donde nunca regresó.

Luego de una corta estadía en Nueva York, donde visitó el herbarium del Jardín Botánico y conoció a varios botanistas, llegó a La Habana en abril de 1914. Su estadía en el Caribe duraría 17 años. Falleció en Santiago de los Caballeros, en la República Dominicana, después de pocos días de enfermedad, en enero de 1931.

Ekman fue una persona fuera de lo común. Fue un gran talento científico, orgulloso y con un gran sentido de respeto por sí mismo, por su conocimiento y su inmensa capacidad. Su personalidad comprendía muchos aspectos originales. Tenía gran desprecio por las convenciones y aprendió a vivir bajo condiciones económicas muy escasas. Una descripción muy vívida de él fue dada por William B. Seabrook en el libro The Magic Island (1929):

“Recogido en una esquina sombreada yacía durmiendo sobre su estómago, como un perro, un hombre delgado, sin afeitar, indescriptible, con pelo color de arena, con zapatos haitianos y sogas, sin medias, vestido con ropas viejas y gastadas (…) permítame presentarles mi amigo el doctor Ekman de la Real Academia Sueca de Ciencia. Sucede que es la autoridad mundial respecto de la flora de las Indias Occidentales.” Se dice que Ekman comentaba que esta descripción de él era en parte cierta.

A su llegada en La Habana, Ekman fue informado que había disturbios en La Hispaniola. Más aún, la peste se había desatado en Cuba y las comunicaciones por barco estaban suspendidas. Debido a estas circunstancias retrasó su viaje a Hispaniola, un retraso que duró diez años, el tiempo que Ekman permaneció en La Habana.

Ekman llegó a Puerto Príncipe en julio de 1924. Las dificultades económicas habían desaparecido. El financiamiento de Estocolmo había sido reiniciado. En Haití encontró amigos que lo cuidaron y fue respetado y apreciado por su enorme conocimiento sobre la naturaleza y la flora de Haití.

La reputación de Ekman como conocedor de Haití hizo que se embarcara en expediciones con científicos y con turistas. Entre los años 1924 y 1928 Ekman exploró Haití en todas   direcciones. Con frenesí inagotable escaló casi todas las montañas tales como el Masivo de la Hotte, Morne de la Selle y el Masivo Central.

El trabajo botánico que Ekman llevó a cabo en Haití fue de gran importancia. Sus colecciones fueron estudiadas por el profesor Urban en Berlín y por muchos otros especialistas. En junio de 1927 Ekman fue al fin formalmente reconocido por la Academia de Ciencias de Suecia. Ekman pasó cuatro años en Haití y se podría decir que fue una etapa feliz de su vida. Al final de 1928 Ekman consideró que había explorado Haití suficientemente y que era tiempo de ir al país vecino, República Dominicana.

LA REPUBLICA DOMINICANA

Ekman llegó a Santo Domingo el 28 de diciembre de 1928. En República Dominicana concentró sus excursiones en ciertas áreas. Cerca de la capital, encontró sabanas con una flora que no tenía correspondencia en Haití. En las laderas de las montañas halló las zonas bitópicas más ricas y en particular helechos. Gracias al material que Ekman recolectó, Urban pudo terminar su extenso estudio de la flora en las Antillas Mayores titulado Plantae haitienses et domingenses novae vel rariores. Durante sus años en la República Dominicana, Ekman vivió en Moca o en Santiago de los Caballeros donde su buen amigo el doctor Raffaele Ciferri. Ciferri frecuentemente acompañaba a Ekman en sus excursiones.

En el libro Plantae Ekmanianae los textos sobre amaryllis (Hippeastrum), azulejo         (Cornutia) y mélastomataceas (Tetrazygia etc.) ilustran las colecciones botánicas de Ekman en República Dominicana.

Untitled

Ciferri acompañó a Ekman en su última gran excursión. Esta se llevó a cabo del 17 al 18 de diciembre de 1930 y fueron a Firme del Banilejo, que es una montaña en la cordillera central en la zona del río Maimón. El clima era muy malo y Ekman estaba cansado y probablemente sentía que ya no gozaba de plena salud. A la vuelta de esta excursión pasaba la mayor parte del tiempo dentro de la casa con Ciferri y su familia. Estaba ocupado con sus plantas, organizándolas y poniéndoles etiquetas.

El 10 de enero de 1931 se enfermó. Tuvo una fiebre muy alta. Luego de unos días con la fiebre y el corazón debilitado, murió el 15 de enero en la Clínica Altagracia en Santiago de los Caballeros. Tenía solo 47 años.

Erik Leonard Ekman fue enterrado en el Mausoleo del Maestro en el cementerio de Santiago de los Caballeros. Ahí se encuentra hoy una estatua suya erigida por la Fundación Instituto Ekman. Al pie de la estatua hay una placa con la inscripción siguiente:

“Dr. Erik Leonard Ekman

Santiago, R. D. –15 ene. 1931

Eminente Botánico Sueco que dedicó

su vida a la flora del Caribe”.

Una estatua similar ha sido erigida en el Jardín Botánico de Santo Domingo. Calles en Santo Domingo y en Santiago de los Caballeros llevan su nombre. De esta manera la memoria de Ekman y su importante labor científica se mantienen vivos en República Dominicana.

El Dr. Cifarri, en una emotiva carta al profesor Samuelsson, que se encuentra en el Museo de Historia Natural de Estocolmo, describió la enfermedad de Ekman y su muerte:

“La última excursión que hicimos juntos, y que para él fue su última (…) fue a las montañas sobre el río Maimón. Yo regresé después de una cuantas horas ya que no podía encontrar nada importante, mientras que él quería continuar hasta la cima esperando encontrar las bellas flores de la nueva y hermosa especie llamada Omphalea. (…) Encontró las flores pero durante la noche llovió y no logró encontrar refugio. (…) En la noche del diez de enero, jugó bridge con nosotros, como de costumbre, pero se quejó de sentir mucho frío y se puso un chaqueta. A las 11 de la noche declaró que tenía fiebre pero sólo luego de muchas admoniciones logré tomarle la temperatura que era de más de 40 grados. Debo decir que mi amigo era siempre extremadamente despreocupado en lo relativo a su salud y no tenía confianza en los médicos ni en la medicina y pensaba que podia curarse él solo con quinina y cocciones de hierbas. (…) Finalmente aceptó ir donde el médico y lo llevé en mi auto donde el Dr. Eldon, un médico británico que Ekman conocía y que era uno de los más hábiles de Santiago. Luego de un largo y meticuloso examen el médico hizo el siguiente diagnóstico: una seria forma de malaria atípica (…) con síntomas locales en los bronquios y los pulmones. (…) Ekman estuvo en todo momento de buen humor y continuo leyendo mis revistas científicas y discutiendo conmigo. No quería quedarse largo tiempo en cama pero se recostaba por largas horas en el sofa. Su corazón era muy fuerte y bromeaba conmigo sobre su corazón, que decía estaba hecho de acero puro fabricado en Suecia, del mismo acero que los vikingos usaron para fabricar sus espadas”.

EPILOGO

Erik Leonard Ekman estuvo ausente de Suecia durante 17 años. La vida que escogió fue una vida llena de dificultades. Su deseo era, luego de su estadía en República Dominicana, de continuar sus estudios científicos en Venezuela. Probablemente pensó que un día volvería a un puesto en el departamento de botánica del Museo de Historia Natural de Estocolmo. Sus cartas son testimonio del hecho que a pesar de que sufriera períodos oscuros en su vida encontró gran satisfacción a través de sus fantásticas colecciones botánicas del Caribe, nunca antes logradas.

En su carta a Samuelsson en el verano de 1926 Ekman escribió:

“Cuando leo que mis antiguos amigos son profesores y miembros de la Real Academia de Ciencia me sucede a veces que dudo en seguir la estrella errante que me guía. Encontraré yo también a Cristo en su pesebre al final del camino? No es lunático e idiota entregar mi vida aquí, solo y con incesantes privaciones y fatigas? Lo único valioso para mí es la carta de reconociento que recibo de vez en cuando de usted o del professor Urban. También me es dado un cierto reconocimiento halagador de parte de los americanos y de las sociedades quasi-científicas aquí, pero compensa esto lo que he perdido? Me reconforto con el hecho que doy lo mejor de mí donde estoy ahora y dejo que la aprobación de mi conciencia sea compensación suficiente. Sin duda nací para ser lo que soy, un aventurero moderno, un caminante errante en el tierra verde de Dios”.

Ekman es sin duda uno de los principales coleccionistas botánicos de todos los tiempos. El hecho que trabajó solo en el campo y con escasos recursos lo hace único entre los exploradores botánicos. Ocho géneros de flores llevan su nombre.* Más de cien especies llevan el epíteto ekmanii en honor de el. Las colecciones de plantas caribeñas de Ekman suman 35,750 ejemplares numerados que,,con sus dobles, corresponden a más de 100,000 ejemplares. Descubrió aproximadamente 2,000 nuevas especies y alrededor de 40 géneros de plantas.

Las colecciones originales de Ekman se encuentran en el Museo de Historia Natural de Estocolmo. La gran colección de dobles que se encontraba en Berlín y que contó con la colaboración de Urban, fue probablemente bastante completa pero fue destruída durante la segunda guerra mundial. También hay ejemplares de Ekman en herbarios en La Habana, Puerto Príncipe (Damien), Santo Domingo, Copenhague, Londres, Washington, Saint Louis, Cambridge, Massachusets (Universidad de Harvard), y Nueva York (New York Botanical Gardens).

(Fuente: Evento científico en conmemoración del gran naturalista Carlos Linneo y el botánico famoso Erik Leonard Ekman, Cuba)

Conmemoración del centenario de la llegada de Erik Leonard Ekman a La Hispaniola

La comunidad científica dominicana conmemora el arribo a las Antillas del botánico y explorador más destacado del siglo pasado, mayor recolector de las especies endémicas de Cuba, Haití y República Dominicana. Este botánico recolectó 35,712 números, compilando unos 100 géneros nuevos para la ciencia, hazaña imposible de superar en esta época por botánico alguno.

Erik Leonard Ekman es el más prolífico botánico que ha visitado las Antillas. Celebramos el centenario de este distinguido botánico.

“Sin duda, nací para ser lo que soy… Un aventurero moderno, errante en la tierra verde de Dios…” (Erik Leonard Ekman 1914-2014)

Para ver el programa completo de las actividades conmemorativas del centenario de la llegada del Dr. Ekman a las Antillas, hacer click en el siguiente enlace: https://moscosopuello.wordpress.com/2014/10/07/centenario-de-las-exploraciones-botanicas-del-dr-erik-leonard-ekman-en-el-caribe/

Centenario de las exploraciones botánicas del Dr. Erik Leonard Ekman en el Caribe

Ekman

El destacado botánico sueco es considerado el mayor descubridor de las especies de plantas de la Región del Caribe; los extraordinarios aportes a la ciencia son incuestionables, en 17 años de arduas exploraciones botánicas emprendidas en las islas de Cuba y La Española, entre 1914 y 1931 descubrió y describió cerca de 2,000 especies y 55 géneros de plantas nuevas para la ciencia. La comunidad científica tiene una gran deuda de gratitud con este mártir de las ciencias botánicas, quien falleció a los 47 años de edad en la Ciudad de Santiago de los 30 Caballeros.

Para tan significativa ocasión, un conjunto de instituciones científicas, académicas y de conservación, han aunado sus esfuerzos para conmemorar este importante acontecimiento para las ciencias, con un amplio programa de actividades a celebrarse en el mes de octubre próximo.

Programa:

Lunes 13 de octubre: Proyección de la película Desconocido, pero reconocido

Lugar: Jardín Botánico Nacional, Domus Grande.

Hora: 7:00 p.m.

Martes 14 de octubre:

Hora 10:00 a.m.

Entrega de la medalla al Mérito, Condecoración Póstuma por el Presidente de la República, Lic. Danilo Medina.

Salón Las Cariátides del Palacio Nacional.

Hora: 3:00 p.m.

Acto de Investidura Doctor Honoris Causas del Dr. Erik Leonard Ekman por la Universidad Autónoma de Santo domingo, UASD.

Lugar: Salón del Consejo Universitario.

Hora: 7:00 p.m.

Acto solemne de investidura como Miembro Correspondiente de la Academia de Ciencias de la República Dominicana, ACRD, Condecoración póstuma. Entrega de todos los símbolos de la Academia.

Hora: 8:00 p.m.

Develización del Busto del Dr.Erik L. Ekman

Lugar: Academia de Ciencias de la República Dominicana, Las Damas No.112, esq. Conde, Zona Colonial

Miércoles 15 de octubre.

Ofrenda floral:

Hora: 9: 15 a.m. En la tumba del Dr. Erik L. Ekman.

Lugar: Cementerio de la Av. 30 de Marzo, Santiago

Hora: 10:30 a. m.

Siembra de especies plantas endémicas descubiertas y/o identificadas por Ekman.

Lugar: Explanada frontal Pontificia Universidad Católica Madre de Investigación, Campus Santiago.

Hora: 7:00 p.m.

Acto de proyección del documental Desconocido, pero reconocido, que trata sobre la vida del Dr. Erik L. Ekman.

Lugar: Auditorio de Ciencias de la Salud, Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Facultad de Investigación, Campus Santiago.

Jueves 16

Hora 7:00 a.m.

Salida de Santiago hacia el Centro de Visitantes del Arroyazo, Fundación Progressio.

Hora: 9:00 a.m.

Siembra de varios ejemplares de ébano verde, magnolia pallescens y brindis a los visitantes.

Hora: 10:30 a.m.

Continúa el viaje hacia Constanza-Valle Nuevo.

Se pernoctará en Valle Nuevo.

Viernes 17.

9:30 a.m. Acto develizamiento tarja en honor al Dr. Erik L. Ekman, en el Centro de visitantes en Valle Nuevo.

11: 00 a.m. salida hacia San José de Ocoa

12: 30: p.m. Almuerzo en San José de Ocoa.

2:30 p.m. Declaración de Huésped Distinguidos a la Comisión Sueca y Ofrenda floral en la Tarja erigida al Dr. Erik L. Ekman

Lugar: Parque Libertad, San José de Ocoa.

5:00 p.m.

Partida de la delegación hacia Santo Domingo.

Comité Organizador  

  1. Lic. Milcíades Mejía
  2. Lic. Ricardo García
  3. Ing. Eleuterio Martínez
  4. Dr. José Martínez Rojas
  5. Licda. Abigail Mejía Ricart
  6. Ing. Domingo Rodríguez
  7. Ing. Sésar Rodríguez
  8. Licda. Venecia Álvarez
  9. Ing. Lourdes Tapia Benoit
  10. Ing. Raymundo Hansen del Orbe
  11. Lic. Andrés Ferrer
  12. Prof. Jorge Armando Tallaj
  13. Lic. Armando Rodriguez.
  14. Fundación Progressio
  15. Fundación Memoria Nación

Instituciones organizadoras: la Academia de Ciencias de la República Dominicana, ACRD, Jardín Botánico Nacional, Consorcio Ambiental Dominicano, CAD, fundación Propagas, Fundación Progressio, Fundación Moscoso Puello, Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, PUCMM, Instituto Ekman, Fundación Moscoso Puello, Academia de Ciencias de Suecia, Museo de Historia Natural de Suecia y Fundación Memorias.